Coin News

Se avecina un desastre para Digital Currency Group gracias a los reguladores y las ballenas

25 Nov, 20226 min readRegulation
Se avecina un desastre para Digital Currency Group gracias a los reguladores y las ballenas

La marea de las criptomonedas está bajando, y cada vez parece más que Digital Currency Group (DCG) se ha quedado sin dinero. Pero seamos claros: el actual contagio de las criptomonedas no es un fracaso de las mismas como tecnología o inversión a largo plazo. El problema de DCG es un fracaso de los reguladores y los guardianes.

Desde su creación en 2013, el Grayscale Bitcoin Trust (GBTC) de DCG, el mayor fideicomiso de Bitcoin (BTC) del mundo, ha ofrecido a los inversores la posibilidad de ganar una alta tasa de interés —por encima del 8%— simplemente comprando criptomonedas y prestándolas o depositándolas en DCG.

En muchos sentidos, la empresa prestó un importante servicio a la industria de las criptomonedas: hacer que las inversiones en criptomonedas fueran comprensibles y lucrativas para los principiantes y los inversores minoristas. Y durante la carrera alcista del mercado de las criptomonedas, todo parecía ir bien, con usuarios que recibían pagos de intereses líderes en el mercado.

Pero cuando el ciclo del mercado cambió, el problema en el otro extremo del embudo de inversión —la forma en que DCG apalancaba los depósitos de los usuarios— se hizo más evidente. Aunque no se han respondido todas las preguntas, la idea general es que las entidades de DCG prestaban los depósitos de los usuarios a terceros, como Three Arrows Capital y FTX, y aceptaban criptomonedas no registradas como garantía.

El dominó cayó rápidamente a partir de entonces. Los terceros desaparecieron. Las criptomonedas utilizadas como garantía se volvieron ilíquidas. Y DCG se vio obligada a hacer llamadas de capital por más de mil millones de dólares —el mismo valor del token FTT de FTX que DCG aceptó para respaldar el préstamo de FTX.

DCG busca ahora una línea de crédito para cubrir sus deudas, con la perspectiva de la bancarrota del capítulo 11 si no lo consigue. Al parecer, la empresa de capital riesgo fue presa de uno de los obstáculos más antiguos de la inversión: el apalancamiento. Básicamente actuó como un fondo de cobertura sin parecerlo, prestando capital a empresas sin hacer la debida diligencia y aceptando criptomonedas "calientes" como garantía. Los usuarios se han quedado con la bolsa vacía.

En el mundo no cripto, las regulaciones se establecen para evitar este mismo problema. Aunque no son perfectas, las regulaciones exigen carteras enteras de documentos financieros, declaraciones legales y divulgaciones para hacer inversiones —desde la compra de acciones y las ofertas públicas iniciales hasta el crowdfunding. Algunas inversiones son tan técnicas o tan arriesgadas que los reguladores las han restringido a los inversores registrados.

Um what did I miss? Didn’t we just say it was dimly $500m days ago? — Adam Cochran (adamscochran.eth) (@adamscochran) November 25, 2022

¿Qué me perdí? ¿No acabamos de decir que fue apenas USD 500 millones hace días?

Pero no en las criptomonedas. Empresas como Celsius y FTX mantuvieron básicamente cero estándares de contabilidad, utilizando hojas de cálculo y WhatsApp para (mal) gestionar sus finanzas corporativas y engañar a los inversores. Alegando "problemas de seguridad", Grayscale incluso se ha negado a abrir sus libros.

Los líderes de las criptomonedas que emiten tuits de "todo está bien" o "confíen en nosotros" no son un sistema de responsabilidad. Las criptomonedas necesitan madurar.

En primer lugar, si los servicios de custodia quieren aceptar depósitos, pagar una tasa de interés y hacer préstamos, están actuando como bancos. Los reguladores deberían regular estas empresas como bancos, incluyendo la emisión de licencias, el establecimiento de requisitos de capital, la obligación de realizar auditorías financieras públicas y todo lo demás que se exige a otras instituciones financieras.

En segundo lugar, las empresas de capital riesgo deben realizar la debida diligencia sobre las empresas y las criptomonedas. Tanto las instituciones como los inversores minoristas —e incluso los periodistas— acuden a las empresas de capital riesgo como guardianes. Consideran que el flujo de inversiones es un signo de legitimidad. Las sociedades de capital riesgo tienen demasiado dinero e influencia como para no identificar estafas básicas, estafadores y esquemas Ponzi.

Por suerte, las criptomonedas se crearon para eliminar estos mismos problemas. Los individuos no confiaban en que los bancos de Wall Street o el gobierno hicieran lo correcto por ellos. Los inversores querían controlar sus propias finanzas. Querían eliminar a los costosos intermediarios. Querían préstamos y créditos directos, baratos y con modalidad "peer-to-peer" (de igual a igual).

Por eso, para el futuro de las criptomonedas, los usuarios deberían invertir en productos DeFi en lugar de en fondos centralizados gestionados por otros. Estos productos dan a los usuarios el control por el cual son capaces de mantener sus fondos localmente. Esto no solo elimina los pánicos bancarios, sino que limita las amenazas de contagio del sector.

La cadena de bloques o blockchain es una tecnología abierta, transparente e inmutable. En lugar de confiar en las cabezas parlantes, los inversores pueden ver por sí mismos la liquidez de una empresa, qué activos tiene y cómo se asignan.

DeFi también elimina los intermediarios humanos del sistema. Es más, si las entidades quieren sobreapalancarse, solo pueden hacerlo bajo las estrictas reglas de un contrato inteligente automatizado. Cuando un préstamo vence, el contrato liquida automáticamente al usuario y evita que una entidad acabe con toda una industria.

Los críticos de las criptomonedas dirán que la posible implosión de DCG es otro fracaso de una industria insostenible. Pero ignoran el hecho de que los problemas del sector financiero tradicional —desde la escasa diligencia debida hasta las inversiones excesivamente apalancadas— son las causas fundamentales de los retos a los que se enfrenta hoy el sector cripto, no las propias criptomonedas.

Algunos también pueden quejarse de que DeFi es, en última instancia, incontrolable. Pero su diseño abierto y transparente es precisamente la razón por la que es lo suficientemente flexible como para sacudir toda la industria financiera para mejor.

Puede que la marea esté bajando, al menos por ahora. Pero las inversiones inteligentes en finanzas descentralizadas hoy significarán que podremos volver a sumergirnos cuando llegue el próximo torrente, y esta vez, con traje de baño.

Este artículo es para fines de información general y no pretende ser ni debe tomarse como asesoramiento legal o de inversión. Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son solo del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Source

Subscribe to get our top stories

Coin News
App StoreApp Store