Coin News

Algunos bancos centrales han abandonado la carrera de la moneda digital

9 Nov, 20227 min readRegulation
Algunos bancos centrales han abandonado la carrera de la moneda digital

A medida que los países de todo el mundo se apresuran a lanzar una moneda digital del banco central (CBDC), algunas jurisdicciones se han ralentizado o han abandonado la carrera por completo.

Mientras que muchos observadores han impulsado una narrativa de urgencia en torno a las CBDC, algunos países han decidido que el lanzamiento de una CBDC no es actualmente necesario, mientras que otros han probado las CBDC sólo para descartarlas.

Cada país tiene sus propias razones, y los bancos centrales mundiales han aportado ideas muy diferentes sobre los motivos por los que su proyecto relacionado con las CBDC no ha ido bien o no era necesario lanzarlas en primer lugar.

Cointelegraph ha recogido cuatro países que han detenido o pausado sus iniciativas de CBDC o similares, basándose en los datos disponibles públicamente.

Dinamarca

Dinamarca es uno de los principales países europeos en cuanto a pagos digitales, ya que su población depende mucho menos del efectivo que otras naciones europeas.

El país nórdico fue también uno de los primeros en explorar la posibilidad de emitir una CBDC, ya que el banco central danés expresó su interés en emitir una moneda digital en 2016. El Danmarks Nationalbank comenzó entonces a trabajar en la digitalización de la moneda fiduciaria local y en la posible introducción de una corona digital danesa.

Después de solo un año de investigación, el banco central danés descartó la idea de lanzar una CBDC, dictaminando que haría poco para mejorar la infraestructura financiera del país. El regulador argumentó que Dinamarca ya contaba con una infraestructura de pagos "segura y eficaz", que ofrecía opciones de pago instantáneas.

"No está claro cómo las CBDC minoristas crearán un valor añadido significativo en relación con las soluciones existentes en Dinamarca", declaró el Danmarks Nationalbank en un informe relacionado con las CBDC en junio de 2022.

El banco central se refirió a los costes asociados y a los posibles riesgos, señalando también posibles dificultades para el sector privado. El banco sigue supervisando el desarrollo de la CBDC a nivel mundial y no descarta por completo la creación de una CBDC en el futuro.

Japón

Japón es la tercera economía más rica después de Estados Unidos y China, y también es el tercer mercado de pensiones del mundo.

El banco central japonés -el Banco de Japón (BOJ)- publicó su informe inicial sobre el desarrollo de la CBDC en octubre de 2020 y, posteriormente, comenzó a probar su prueba de concepto de moneda digital a principios de 2021, planeando terminar la primera fase piloto para marzo de 2022.

Sin embargo, en enero, el ex funcionario del BOJ Hiromi Yamaoka desaconsejó el uso del yen digital como parte de la política monetaria del país, citando riesgos para la estabilidad financiera.

En julio de 2022, el banco emitió un informe en el que afirmaba que no tenía planes de emitir una CBDC, por la "fuerte preferencia por el efectivo y la alta proporción de tenencia de cuentas bancarias en Japón". El regulador también destacó que una CBDC, como bien público, "debe complementar y coexistir" con los servicios de pago privados para que Japón logre sistemas de pago y liquidación seguros y eficientes.

"No obstante, el hecho de que la CBDC se esté considerando seriamente como una opción de futuro realista en muchos países debe tomarse en serio", señalaba el informe.

Ecuador

El banco central de Ecuador, el Banco Central del Ecuador (BCE), anunció oficialmente su propia moneda electrónica conocida como dinero electrónico (DE) ya en 2014. Los principales objetivos del programa de dinero electrónico eran aumentar la inclusión financiera y reducir la necesidad de que el banco central mantuviera y distribuyera grandes cantidades de moneda fiduciaria.

A partir de febrero de 2015, Ecuador consiguió adoptar el DE como medio de pago funcional, permitiendo a los usuarios cualificados transferir dinero a través de una aplicación móvil. La aplicación permitía específicamente a los ciudadanos abrir una cuenta utilizando un número de identidad nacional y luego depositar o retirar dinero a través de los centros de transacción designados.

Si bien la ED de Ecuador es ampliamente conocida como una CBDC, algunos observadores del sector han cuestionado si era realmente una CBDC porque se basaba en el dólar estadounidense en lugar de en una moneda fiduciaria nacional soberana. El gobierno ecuatoriano citó el apoyo a su sistema monetario basado en el dólar como uno de los objetivos de su plataforma de ED después de que empezara a aceptar dólares estadounidenses como moneda de curso legal en septiembre de 2000.

Según informes en línea, la ED de Ecuador operó desde 2014 hasta 2018, acumulando un total de 500.000 usuarios en su punto máximo de una población de aproximadamente 17 millones de personas. El proyecto fue finalmente desactivado en marzo de 2018, con el BCE al parecer citando la legislación que suprime el sistema de dinero electrónico del banco central. Aprobada en diciembre de 2021, la ley establecía que los sistemas de pago electrónico debían subcontratarse a los bancos privados.

Años después de abandonar su iniciativa de dinero digital del banco central, Ecuador ha permanecido aparentemente escéptico sobre todo el fenómeno de la CBDC. En agosto de 2022, Andrés Arauz, ex director general del banco central de Ecuador, advirtió a los responsables políticos de la zona euro que un euro digital podría perturbar no sólo la privacidad, sino también la democracia.

Finlandia

Para los que piensan que las Bahamas y China fueron los primeros países del mundo en implantar una CBDC, el Banco de Finlandia tiene novedades.

En 2020, el banco central de Finlandia publicó un informe titulado "Lecciones aprendidas de la primera CBDC del mundo", en el que describía su sistema de tarjetas inteligentes Avant, que creó en la década de 1990. El Banco de Finlandia argumentó que Avant no sólo es el proyecto que "puede considerarse la primera CBDC del mundo", sino que también fue el "único" que entró en producción en su momento.

Tras años de investigación, el Banco de Finlandia lanzó su proyecto Avant en 1993. El proyecto incluía tarjetas inteligentes similares a las que se utilizan hoy en día en las tarjetas de débito y crédito. Según varias fuentes, las tarjetas Avant precedieron a los intentos de crear las actuales CBDC.

"Una diferencia clave entre Avant y los sistemas CBDC que se están diseñando hoy en día es que para los sistemas CBDC modernos las tarjetas serían probablemente una característica adicional. En Avant, las tarjetas eran el componente principal", señaló el Banco de Finlandia en el informe. El banco también sugirió que el proyecto representaba esencialmente un "CBDC minorista basado en fichas", basándose en la terminología actual de las CBDC.

Según el Banco de Finlandia, Avant se quedó obsoleta y acabó dejándose de utilizar en 2006 porque resultaba más cara que las simples tarjetas de débito. La tarjeta Avant era inicialmente gratuita para los consumidores, pero posteriormente se añadieron comisiones, lo que naturalmente afectó negativamente a la demanda de la tarjeta, señaló el banco. Mientras tanto, las tarjetas de débito fueron progresando, incorporando la tecnología de las tarjetas inteligentes y haciéndose menos costosas para los consumidores.

A pesar de las mayores comisiones, la tarjeta Avant tenía algunas ventajas no evidentes en comparación con las tarjetas de débito. Según el Banco de Finlandia, Avant permitía a los consumidores pagar de forma anónima, ya que ofrecía la posibilidad de evitar crear o utilizar una cuenta bancaria.

Tras abandonar su propio proyecto relacionado con la CBDC hace años, Finlandia parece apoyar una moneda digital paneuropea. En agosto de 2022, el gobernador del Banco de Finlandia, Olli Rehn, promovió la adopción de un euro digital que funcione junto con soluciones fintech privadas para realizar pagos transfronterizos en Europa.

El mundo entero está ahora pendiente de las CBDC y ningún país ignora el nuevo fenómeno financiero, incluso aquellos que ya han dejado de lado sus propios planes de CBDC. Aunque todavía está por ver cómo se desarrollarán realmente las distintas CBDC, también es importante extraer lecciones de las experiencias pasadas, ya que muchos bancos centrales subrayan la importancia de la coexistencia entre las CBDC y el sector financiero privado.

Source

Subscribe to get our top stories

Coin News
App StoreApp Store